El arte como recurso

María Dolores Callejón-Chinchilla

Resumen


Durante siglos el arte ha estado rodeado de un aureola de genialidad y locura; genialidad (como si la habilidad artística fuese un misterioso don, por tanto no educable y solo de unos pocos) y locura (porque no siempre hemos sabido diferenciar entre originalidad, diversidad, creatividad, divergencia… y salud mental, que aunque línea es delgada, es muy clara)-. Nosotras defendemos –como tantos otros lo han hecho y lo siguen haciendo- que el arte, la actividad creativa, artística y estética, han de ser de todos y para todos. Han de ser para todos pues consideramos –se ha estudiado y demostrado- que el arte es una forma de conocimiento abierto y complejo, conforme a la sociedad fluida, en red y de cambio que vivimos; que facilita además especialmente la comunicación, la reflexión, la interpretación simbólica y crítica… Es por tanto un excelente recurso para la integración personal y social, para el encuentro y la participación, para la salud y la educación integral. Por ello, ha de ser de todos, pues todos tenemos derecho a disfrutarlo, y además podríamos hacerlo si no nos hubieran castrado –y aun así, podemos recuperarlo-.

Texto completo:

PDF