El registro y el inicio de sesión son necesarios para enviar elementos en línea y para comprobar el estado de los envíos recientes. Ir a Iniciar sesión a una cuenta existente o Registrar una nueva cuenta.

Lista de comprobación para la preparación de envíos

Como parte del proceso de envío, los autores/as están obligados a comprobar que su envío cumpla todos los elementos que se muestran a continuación. Se devolverán a los autores/as aquellos envíos que no cumplan estas directrices.
  • El envío no ha sido publicado previamente ni se ha enviado previamente a otra revista (o se ha proporcionado una explicación en Comentarios al / a la editor/a).
  • El fichero enviado está en formato Microsoft Word o RTF.
  • Cada trabajo debe ir precedido de una primera página que contenga, el título, el resumen (máximo 250 palabras), palabras clave (máximo 5) y clasificación JEL a dos dígitos, todo ello tanto en idioma español como en inglés. En ningún se admitirán trabajos que incluyan los nombres de los autores en esta primera página. Además no se podrán hacer referencias en el texto que lleven a descubrir la autoría del artículo.

  • Los artículos no deben exceder de 25 páginas, incluyendo cuadros, gráficos, bibliografía y anexos. Las reseñas o notas críticas no excederán de 8 páginas. El texto debe ser mecanografiado a un espacio, con márgenes exteriores de 2.5 cm. en cada lado. El tipo de letra general Time New Roman, tamaño 12, normal. Título del artículo tamaño 14 y mayúscula. Epígrafes principales tamaño 12 y mayúscula y siguientes en minúscula.
  • El texto cumple con los requisitos bibliográficos y de estilo indicados en las Normas para autoras/es, que se pueden encontrar en Acerca de la revista.

Directrices para autores/as

1- Los artículos enviados para su publicación en la Revista de Estudios Empresariales. Segunda época deberán ser originales no publicados ni aceptados para su publicación. Igualmente no podrán encontrarse en proceso de evaluación para su publicación en otro medio de difusión.

2- Para poder enviar originales a la Revista, todos los autores del mismo deberán registrarse en la web de la Revista (http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/REE/user/register) como autores. Una vez registrados, podrán enviarse los originales a través de la dirección web de la revista http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/REE/login. Serán aceptables los formatos de documento Word o en formato rtf en cualquiera de sus versiones, siempre y cuando se ajusten a las normas para envío de originales. En ningún caso se admitirán documentos en formato pdf u otro formato similar que dificulte la futura maquetación del original.

3- Cada trabajo debe ir precedido de una primera página que contenga, el título, el resumen (máximo 250 palabras), palabras clave (máximo 5) y clasificación JEL a dos dígitos, todo ello tanto en idioma español como en inglés. En ningún se admitirán trabajos que incluyan los nombres de los autores en esta primera página. Además no se podrán hacer referencias en el texto que lleven a descubrir la autoría del artículo.

4- Los artículos no deben exceder de 25 páginas, incluyendo cuadros, gráficos, bibliografía y anexos. Las reseñas o notas críticas no excederán de 8 páginas. El texto debe ser mecanografiado a un espacio, con márgenes exteriores de 2.5 cm. en cada lado. El tipo de letra general Time New Roman, tamaño 12, normal. Título del artículo tamaño 14 y mayúscula. Epígrafes principales tamaño 12 y mayúscula y siguientes en minúscula.

5- Los cuadros, tablas, figuras, etc., no deben ir insertados en el texto, sino al final del documento indicando en el texto la ubicación de los mismos. Deben ir numerados correlativamente, con un título y con sus respectivas fuentes. En caso de ser necesario, se requerirá a los autores el envío de los ficheros originales de cuadros, tablas, figuras, etc. Sin embargo, estos ficheros no deberán adjuntarse a no ser que hayan sido reclamados.

6- Las referencias bibliográficas irán al final del artículo en el epígrafe Bibliografía, estructuradas por orden alfabético y de acuerdo con el siguiente modelo:

  • Libros: (1) Apellidos e inicial de todos los autores (en minúscula), año de publicación (entre paréntesis y seguido de dos puntos), (3) título completo del libro (en cursiva), (4) edición, (5) editorial, (6), lugar de publicación.

Ejemplo:

Gallo, M. A. (1997): La empresa familiar, Ed. Praxis, S. A. Barcelona.

  • Artículos: (1) Apellidos e inicial de todos los autores (en minúscula), (2) año de publicación (entre paréntesis y seguido de dos puntos), (3) título completo del artículo (entre comillas), (4) título de la revista en cursiva, (5) volumen y número de la revista, (6) página inicial y final.

Ejemplo:

Levitt, T. (1958): “The Dangers of Social Responsibility”, Harvard Business Review, nº 36, pp. 41-50.

8- Las referencias bibliográficas que aparezcan en el texto o en las notas se harán citando el apellido del autor o autores (en minúscula) y el año y las páginas de referencia (entre paréntesis).

9- Las notas irán numeradas correlativamente y voladas sobre el texto, incluyendo su contenido a pie de página y a un solo espacio.

NÚMERO ESPECIAL

Número Especial: “Investigaciones en Innovación Docente: Nuevas Metodologías, Herramientas y Recursos en las Ciencias Sociales”

 

Editora invitada: Raquel Barreda-Tarrazonaa

 a Universidad de Jaén, Jaén (Spain)

 

En una sociedad cada día más consciente de sus preferencias de consumo, la educación superior no es una excepción e igualmente experimenta la necesidad de satisfacer a los nuevos perfiles de consumidores de este servicio. Lejos han quedado ya los centros de educación superior donde únicamente se impartían clases magistrales, las últimas tendencias que recibimos desde las universidades más prestigiosas del mundo (por ejemplo: el MIT de los Estados Unidos de América) incluyen una docencia más interactiva y dinámica, e incluso, a distancia y gratuita. Abriendo de este modo el mercado competitivo a nivel global, cualquier alumno con acceso a Internet puede formarse desde cualquier parte del mundo. Esto implica que el resto de las universidades necesiten adaptarse con urgencia al nuevo escenario competitivo ajustando sus servicios a las exigencias de la demanda universitaria.

Según la UNESCO (2002), la educación es un instrumento clave para lograr cambios en el conocimiento, los valores, los comportamientos y los estilos de vida tan necesarios, especialmente hoy en día, para lograr la sostenibilidad y la estabilidad tanto dentro como entre los países, la democracia, la seguridad humana y la paz. Dentro de este contexto el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) presenta un marco común de aprendizaje donde los estudiantes universitarios pueden adquirir y mejorar habilidades y competencias específicas durante sus estudios (Tuning Project, 2007). Una de las más importantes es el pensamiento crítico, uno de los mayores compromisos de la educación superior y sin duda una expectativa social sobre los egresados. Para adquirir dichas habilidades y competencias en el momento actual se dispone de nuevas metodologías, herramientas y recursos fruto del desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (como las aplicaciones móviles).

Innovar debe entenderse de una forma más amplia que incluya analizar y entender por qué es necesario hacer las cosas de un modo distinto. De este modo la co-creación de valor como resultado de la interacción profesorado-alumnado y entre el alumnado en estos espacios colaborativos cobra un papel principal. Para ello es imperativo que la investigación de mercados se aplique también en los centros de educación superior y analice las necesidades del alumnado para satisfacerlas haciéndoles partícipes de su propio proceso de aprendizaje mediante los recursos que ya les son conocidos.

Entre las nuevas metodologías docentes destacan: la introducción del aula invertida (Lage & Platt, 2000; O'Flaherty & Phillips, 2015), el design thinking (Glen, Suciu & Baughn, 2014), el aprendizaje basado en proyectos (Lee, Blackwell, Drake & Moran, 2014), el aprendizaje cooperativo (Tadesse & Gillies, 2015), el aprendizaje basado en competencias (Lacey & Murray, 2015) o el aprendizaje basado en problemas (Yew, & Goh, 2016).

En cuanto a las nuevas herramientas en el ámbito del e-learling sobresale el uso de las redes sociales (Hung, & Yuen, 2010; McCarthy, 2010; Piotrowski, 2015; Tess, 2013) ya sean en su formato para ordenador de sobremesa como en aplicaciones para móviles y tabletas.

En cuanto a los recursos en formato ordenador tienen especial importancia el chat, los foros, la wiki y los blogs (Ivala & Gachago, 2012). Mientras que en el ámbito de las aplicaciones para tabletas y móviles en el aula destacan las apps como: kahoot, trivinet, wix, etc.

El uso de todas estas herramientas y recursos viene motivado por la búsqueda de una mejora de las actitudes (Barczyk, 2013) y la participación del alumnado en el aula (Gunuc & Kuzu, 2015; Ivala & Gachago, 2012; Sheeran & Cummings, 2018).

El objetivo de este número especial es recoger las contribuciones más relevantes en la innovación docente en ciencias económicas. Los temas abordados en esta convocatoria incluyen los siguientes, a modo de ejemplo, pero no deben considerarse como limitativos:

  • Estudios en los que se analice el impacto sobre el aprendizaje de la aplicación de nuevas metodologías docentes en la universidad.
  • Estudios en los que se analice el resultado de la aplicación de nuevas herramientas tecnológicas para la docencia universitaria.
  • Estudios en los que se evalúe y/o compare la aplicación de herramientas de comunicación y de aprendizaje por internet en la impartición de contenidos a las tradicionales clases magistrales y prácticas en grupo.

Este número especial está también abierto a colaboraciones que traten otras temáticas relacionadas con la innovación docente en ciencias sociales que hayan captado el interés reciente de la comunidad científica.

 

Calendario propuesto:

  • Fecha de envío de originales: 30 de agosto de 2019
  • Evaluación por los revisores: 1 de octubre de 2019
  • Fecha envío versión revisada: 15 de noviembre de 2019
  • Fecha prevista de publicaciones: enero de 2020

 

Referencias:

Barczyk. (2013). Facebook in higher education courses: an analysis of students' attitudes, community of practice, and classroom community. International Business and Management, 6(1), 1–11. https://doi.org/10.3968/j.ibm.1923842820130601.1165.

Glen, R., Suciu, C., & Baughn, C. (2014). The need for design thinking in business schools. Academy of Management Learning & Education, 13(4), 653-667.

Gunuc, S., & Kuzu, A. (2015). Confirmation of campus-class-technology model in student engagement: a path analysis. Computers in Human Behavior, 48, 114–125.  https://doi.org/10.1016/j.chb.2015.01.041.

Hung, H.-T., & Yuen, S. C.-Y. (2010). Educational use of social networking technology in higher education. Teaching in Higher Education, 15(6), 703–714.  https://doi.org/10.1080/13562517.2010.507307.

Ivala, E., & Gachago, D. (2012). Social media for enhancing student engagement: the use of Facebook and blogs at a university of technology. South African Journal of Higher Education, 26(1), 152–167.

Lacey, A., & Murray, C. (2015). Rethinking the Regulatory Environment of Competency-Based Education. AEI Series on Competency-Based Higher Education. American Enterprise Institute for Public Policy Research.

Lage, M. J., & Platt, G. (2000). The internet and the inverted classroom. Journal of Economic Education, 31(1): 11.

Lee, J. S., Blackwell, S., Drake, J., & Moran, K. A. (2014). Taking a leap of faith: Redefining teaching and learning in higher education through project-based learning. Interdisciplinary Journal of Problem-Based Learning, 8(2), 2.

McCarthy, J. (2010). Blended learning environments: using social networking sites to enhance the first year experience. Australasian Journal of Educational Technology, 26(6), 729–740. https://doi.org/10.14742/ajet.1039.

O'Flaherty, J., & Phillips, C. (2015). The use of flipped classrooms in higher education: A scoping review. The internet and higher education, 25, 85-95.

Piotrowski, C. (2015). Pedagogical applications of social media in business education. Journal of Educational Technology Systems, 43(3), 257–265. https://doi.org/10.1177/0047239515570575.

Sheeran, N. & Cummings, D.J. (2018). An examination of the relationship between Facebook groups attached to university courses and student engagement. Higher Educucation 76(6), 937–955. https://doi.org/10.1007/s10734-018-0253-2.

Tadesse, T., & Gillies, R. M. (2015). Nurturing cooperative learning pedagogies in higher education classrooms: evidence of instructional reform and potential challenges. Current Issues in Education, 18(2). http://cie.asu.edu/ojs/index.php/cieatasu/article/view/1374.

Tess, P. A. (2013). The role of social media in higher education classes (real and virtual)—a literature review. Computers in Human Behavior, 29(5), A60–A68. https://doi.org/10.1016/j.chb.2012.12.032.

Tuning Project. (2007). Tuning General Brochure. Belgium: European Commission through the Socrates and Tempus programmes (of the Directorate-General for Education and Culture).

UNESCO. (2002). Enhancing global sustainability, position paper and proposals by UNESCO. New York: Preparatory Committee for the World Summit on Sustainable Development (WSSD), 3rd Session 25 March.

Yew, E. H., & Goh, K. (2016). Problem-based learning: an overview of its process and impact on learning. Health Professions Education, 2(2), 75-79.

 

Declaración de privacidad

Los nombres y direcciones de correo-e introducidos en esta revista se usarán exclusivamente para los fines declarados por esta revista y no estarán disponibles para ningún otro propósito u otra persona.