El registro y el inicio de sesión son necesarios para enviar elementos en línea y para comprobar el estado de los envíos recientes. Ir a Iniciar sesión a una cuenta existente o Registrar una nueva cuenta.

Lista de comprobación para la preparación de envíos

Como parte del proceso de envío, los autores/as están obligados a comprobar que su envío cumpla todos los elementos que se muestran a continuación. Se devolverán a los autores/as aquellos envíos que no cumplan estas directrices.
  • El envío no ha sido publicado previamente ni se ha enviado previamente a otra revista (o se ha proporcionado una explicación en Comentarios al / a la editor/a).
  • El fichero enviado está en formato Microsoft Word o RTF.
  • Cada trabajo debe ir precedido de una primera página que contenga, el título, el resumen (máximo 250 palabras), palabras clave (máximo 5) y clasificación JEL a dos dígitos, todo ello tanto en idioma español como en inglés. En ningún se admitirán trabajos que incluyan los nombres de los autores en esta primera página. Además no se podrán hacer referencias en el texto que lleven a descubrir la autoría del artículo.

  • Los artículos no deben exceder de 25 páginas, incluyendo cuadros, gráficos, bibliografía y anexos. Las reseñas o notas críticas no excederán de 8 páginas. El texto debe ser mecanografiado a un espacio, con márgenes exteriores de 2.5 cm. en cada lado. El tipo de letra general Time New Roman, tamaño 12, normal. Título del artículo tamaño 14 y mayúscula. Epígrafes principales tamaño 12 y mayúscula y siguientes en minúscula.
  • El texto cumple con los requisitos bibliográficos y de estilo indicados en las Normas para autoras/es, que se pueden encontrar en Acerca de la revista.

Directrices para autores/as

1- Los artículos enviados para su publicación en la Revista de Estudios Empresariales. Segunda época deberán ser originales no publicados ni aceptados para su publicación. Igualmente no podrán encontrarse en proceso de evaluación para su publicación en otro medio de difusión.

2- Para poder enviar originales a la Revista, todos los autores del mismo deberán registrarse en la web de la Revista (http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/REE/user/register) como autores. Una vez registrados, podrán enviarse los originales a través de la dirección web de la revista http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/REE/login. Serán aceptables los formatos de documento Word o en formato rtf en cualquiera de sus versiones, siempre y cuando se ajusten a las normas para envío de originales. En ningún caso se admitirán documentos en formato pdf u otro formato similar que dificulte la futura maquetación del original.

3- Cada trabajo debe ir precedido de una primera página que contenga, el título, el resumen (máximo 250 palabras), palabras clave (máximo 5) y clasificación JEL a dos dígitos, todo ello tanto en idioma español como en inglés. En ningún se admitirán trabajos que incluyan los nombres de los autores en esta primera página. Además no se podrán hacer referencias en el texto que lleven a descubrir la autoría del artículo.

4- Los artículos no deben exceder de 25 páginas, incluyendo cuadros, gráficos, bibliografía y anexos. Las reseñas o notas críticas no excederán de 8 páginas. El texto debe ser mecanografiado a un espacio, con márgenes exteriores de 2.5 cm. en cada lado. El tipo de letra general Time New Roman, tamaño 12, normal. Título del artículo tamaño 14 y mayúscula. Epígrafes principales tamaño 12 y mayúscula y siguientes en minúscula.

5- Los cuadros, tablas, figuras, etc., no deben ir insertados en el texto, sino al final del documento indicando en el texto la ubicación de los mismos. Deben ir numerados correlativamente, con un título y con sus respectivas fuentes. En caso de ser necesario, se requerirá a los autores el envío de los ficheros originales de cuadros, tablas, figuras, etc. Sin embargo, estos ficheros no deberán adjuntarse a no ser que hayan sido reclamados.

6- Las referencias bibliográficas irán al final del artículo en el epígrafe Bibliografía, estructuradas por orden alfabético y de acuerdo con el siguiente modelo:

  • Libros: (1) Apellidos e inicial de todos los autores (en minúscula), año de publicación (entre paréntesis y seguido de dos puntos), (3) título completo del libro (en cursiva), (4) edición, (5) editorial, (6), lugar de publicación.

Ejemplo:

Gallo, M. A. (1997): La empresa familiar, Ed. Praxis, S. A. Barcelona.

  • Artículos: (1) Apellidos e inicial de todos los autores (en minúscula), (2) año de publicación (entre paréntesis y seguido de dos puntos), (3) título completo del artículo (entre comillas), (4) título de la revista en cursiva, (5) volumen y número de la revista, (6) página inicial y final.

Ejemplo:

Levitt, T. (1958): “The Dangers of Social Responsibility”, Harvard Business Review, nº 36, pp. 41-50.

8- Las referencias bibliográficas que aparezcan en el texto o en las notas se harán citando el apellido del autor o autores (en minúscula) y el año y las páginas de referencia (entre paréntesis).

9- Las notas irán numeradas correlativamente y voladas sobre el texto, incluyendo su contenido a pie de página y a un solo espacio.

NÚMERO ESPECIAL 01/2020

Número Especial: “Análisis bibliométrico del área de ciencias empresariales”

Editor invitado: Manuel Jesús Cobo Martín Universidad de Cádiz, Cádiz (Spain)

La investigación en ciencias empresariales abarca una amplia gama de diferentes disciplinas, tipos de datos, métodos y aplicaciones, lo que a veces dificulta la comprensión del "cómo y dónde" del campo de investigación. Una mayor comprensión de la literatura actual puede ayudarnos a avanzar hacia una visión más holística de esta rama científica, proporcionando beneficios tanto a los investigadores como a los colaboradores y a los estudiantes.

Actualmente, el número de artículos científicos en muchas áreas de investigación está aumentando, creando un gran número de documentos. Esta es una tendencia positiva y se espera que el volumen de artículos aumente. Este hecho es cierto para el campo de la investigación en Ciencias empresariales, una disciplina muy diversa, que engloba áreas como la contabilidad, marketing, gestión de empresas, etc., y que a menudo está a la vanguardia de algunos desafíos globales. Por lo tanto, no es sorprendente que la publicación de la investigación en ciencias empresariales sea variada y de amplio alcance, con 147 revistas indexadas en el Journal Citation Report 2018, que han publicado más de 400.000 artículos.

Aunque la lectura de un artículo de revista es la forma estándar de mantenerse al día en un campo científico, puede haber preguntas relacionadas con el "quién, dónde y cómo" de la investigación, que puedan ser importantes a la hora de intentar comprender a la comunidad, ayudar a construir redes, así como resaltar temas/prioridades destacados para los investigadores de este área de conocimiento. Por lo tanto, para procesar esta gran cantidad de información científica, y convertirla en conocimiento útil, se necesitan técnicas y herramientas especiales. En este sentido, la bibliometría es una ciencia académica cuyo objetivo es evaluar la investigación desarrollada por cualquier comunidad científica en cualquier campo, utilizando para ello las publicaciones científicas indexadas en las grandes bases de datos bibliográficas. Así, la bibliometría contribuye al progreso de la ciencia permitiendo descubrir información de diferentes maneras: evaluar el progreso, identificar las fuentes más fiables de publicación científica, sentar las bases académicas de los nuevos desarrollos científicos, identificar a los principales actores científicos, desarrollar índices bibliométricos para evaluar la producción académica, etc. (Martínez et al. 2014).

La bibliometría está enfocada principalmente en medir la producción científica y cuantificar su calidad e impacto científico. Además, también se centra en la comprensión de la estructura social, intelectual y conceptual a través de redes bibliográficas (Cobo et al. 2011; Batagelj y Cerinšek 2013). Por un lado, la producción e impacto pueden medirse mediante indicadores bibliométricos (Hirsch 2005; Egghe 2006; Alonso et al. 2009). Además, al realizar un análisis de citas clásicas (Garfield 1977; Martínez et al. 2014), se pueden identificar aquellos trabajos con la tasa de citas más alta. Por otro lado, las redes bibliográficas (p.ej., co-palabras, co-citación o co-autores, entre otros) podrían analizarse por medio del análisis de mapas científicos (Börner, Chen y Boyack 2003; Cobo et al. 2011).

Como consecuencia, en este número especial animamos a los investigadores a utilizar datos sobre los resultados de la investigación, tales como artículos de revistas, para ayudar a explicar y comprender las complejidades de la comunidad de ciencias empresariales por medio de diferentes análisis bibliométricos.

La siguiente es una lista de preguntas de investigación que encajan dentro de los objetivos del número especial (pero no son exhaustivas):

  • ¿Cuáles son los temas de investigación en ciencias empresariales más importantes a nivel global o regional? ¿Existe alguna diferencia en el enfoque de la investigación entre las diferentes regiones geográficas? ¿Cómo es la distribución de la investigación en un subcampo en particular? A través de un análisis conceptual, se podrían abordar los diferentes temas cubiertos por un campo de investigación. En ese sentido, podría describirse la evolución global de un campo de investigación, o cómo las diferentes regiones desarrollan su investigación.
  • ¿Cuál es el volumen de la investigación relacionada con ciencias empresariales publicada en revistas de fuera del área? La investigación en ciencias empresariales no sólo se publica en las principales revistas. Algunas investigaciones son multidisciplinarias y, por lo tanto, se publican en diversas revistas. Analizar esta relación podría ayudar a detectar lo que está ocurriendo fuera del campo de investigación principal, y también, cuál es la contribución a todo el conocimiento global.
  • ¿Tiene el género y/o el nivel de carrera un impacto en los resultados de la investigación? La carrera investigadora de investigadores y investigadoras en diferentes niveles puede ser variable debido a muchos aspectos. El análisis de los resultados de la investigación por género o nivel de carrera podría poner de relieve los problemas que preocupan a los investigadores, las diferencias en su investigación, sus puntos fuertes y débiles, con el fin de proporcionar una mejor comprensión y un mejor método para evaluar y promover a los investigadores independientemente del nivel de carrera y del género.
  • ¿Qué papel juega el lenguaje en la distribución de la investigación? En un contexto internacional, se asume el inglés como lengua vehicular. Sin embargo, para los hablantes no nativos de inglés, escribir un artículo en un idioma diferente al de su lengua materna podría ser una tarea de enormes proporciones. Analizar la internacionalidad de la investigación y también prestar atención a la investigación llevada a cabo en países no ingleses podría dar lugar a una nueva visión de la estructura del campo.

 

Calendario propuesto:

  • Fecha de envío de originales: 30 de marzo de 2020
  • Fecha prevista de publicaciones: junio de 2020

 

Referencias:

Alonso, S., Cabrerizo, F. J., Herrera-Viedma, E., & Herrera, F. (2009). h-Index: A review focused in its variants, computation and standardization for different scientific fields. Journal of Informetrics, 3(4), 273–289. https://doi.org/10.1016/j.joi.2009.04.001

Batagelj, V., & Cerinšek, M. (2013). On bibliographic networks. Scientometrics, 96(3), 845–864. https://doi.org/10.1007/s11192-012-0940-1

Börner, K., Chen, C., & Boyack, K. W. (2003). Visualizing knowledge domains. Annual Review of Information Science and Technology, 37(1), 179–255. https://doi.org/10.1002/aris.1440370106

Cobo, M. J., López-Herrera, A. G., Herrera-Viedma, E., & Herrera, F. (2011). Science mapping software tools: Review, analysis, and cooperative study among tools. Journal of the American Society for Information Science and Technology, 62(7), 1382–1402. https://doi.org/10.1002/asi.21525

Egghe, L. (2006). Theory and practise of the g-index. Scientometrics, 69(1), 131–152. https://doi.org/10.1007/s11192-006-0144-7

Garfield, E. (1977). Introducing citation classics. The human side of scientific reports. Current Comments, 1(1), 5–7.

Hirsch, J. E. (2005). An index to quantify an individual’s scientific research output. Proceedings of the National Academy of Sciences, 102(46), 16569–16572. https://doi.org/10.1073/pnas.0507655102

Martínez, M. A., Herrera, M., López-Gijón, J., & Herrera-Viedma, E. (2014). H-Classics: Characterizing the concept of citation classics through H-index. Scientometrics, 98(3), 1971–1983. https://doi.org/10.1007/s11192-013-1155-9

NÚMERO ESPECIAL 02/2020

Número Especial: “La Comunicación Integrada de Marketing: retos y aplicaciones en el ámbito de la comunicación multicanal”

 Editora invitada: Lucia Porcu, Universidad de Granada, Granada (España)

Desde sus inicios a principios de los noventa, la relevancia de la Comunicación Integrada de Marketing (CIM) ha ido in crescendo no solo en ámbito académico, sino también en el profesional (Muñoz-Leiva, Porcu y Del Barrio-García, 2015). En esta línea, algunos autores se han referido a este concepto como a “uno de los marcos teóricos más influyentes en la gestión de marketing” (Kitchen, 2017).

En su informe más reciente, el Marketing Science Institute (2018) recoge la rápida evolución en el entorno de la technología aplicada al marketing y de la publicidad y la gestión de la comunicación multicanal como dos de las cinco prioridades de investigación en el área del marketing para el bienio 2018-2020. Por ejemplo, en este informe se recomienda investigar cómo las campañas y los mensajes deben integrarse a través de las diferentes plataformas y dispositivos.  Asimismo, se destaca la necesidad de comprender mejor cómo deben diseñarse las campañas de comunicación multicanal y cómo deben analizarse sus resultados.

 Sin lugar a dudas, la CIM juega actualmente un papel aún más determinante, dado el elevado nivel de dinamismo del entorno del marketing y de la comunicación (Vernuccio y Ceccotti, 2015). En concreto, la creciente turbulencia tecnológica, la necesidad de una comunicación más personalizada que siga los principios del marketing relacional, y la cada vez mayor fragmentación de medios y audiencias representan solo algunos de los factores que han contribuido a afirmar la CIM como la estragia clave para la gestión de las actividades de comunicación de las empresas. En efecto, cabe esperar que los consumidores y clientes puedan llegar a recibir mensajes confusos y contradictorios a través de fuentes muy diversas. Por tanto, la coordinación e integración de los mensajes es primordial y la CIM tiene como objetivo primordial garantizar una comunicación coherente aprovechando las sinergias entre medios y herramientas.

La CIM ha sido un área de investigación caracterizada por un debate teórico muy activo y que la mayor parte de los artículos publicados tiene un carácter conceptual. De hecho, especialmente en su primera década de desarrollo, las publicaciones han abordado principalmente cuestiones relacionadas con la definición del concepto (Kliatchko, 2008). La literatura más reciente sugiere que se trata de un concepto que ha evolucionado y sigue evolucionando para adaptarse a los cambios del entorno. En este sentido, la investigación sobre CIM ha pasado de un enfoque reducido y centrado en la integración de las herramientas de comunicación de marketing, a un enfoque más amplio, según el cual la integración debe interesar la comunicación de la organización en su conjunto (Porcu, Del Barrio-García, y Kitchen, 2017).

Sin embargo, tras casi tres décadas de investigación y a pesar de que ya exista un amplio cuerpo teórico sobre CIM, la necesidad de aclarar sus fundamentos teóricos sigue representando una de las principales lagunas de investigación, junto con el desarrollo de herramientas de medida válidas y fiables para captar la esencia de la CIM (Tafesse y Kitchen, 2016; Kitchen, 2017; Porcu et al., 2017).  La definición y la medida de la CIM representan dos cuestiones interrelacionadas, pues la elaboración de una definición de la CIM es una condición necesaria para el desarrollo de medidas. En la mayor parte de trabajos empíricos sobre CIM se ha optado por escalas basadas sobre un enfoque reducido (por ejemplo, la elaborada por Lee y Park, 2007), centrado en la integración de las herramientas de comunicación de marketing (publicidad, promociones de venta, relaciones públicas, etc.). Sin embargo, más recientemente han surgido estudios basados sobre un enfoque más amplio que adopta la perspectiva de la organización en su totalidad (Luxton, Reid y Mavondo, 2017; Porcu et al., 2017). Como consecuencia de la falta de consenso sobre los métodos y las escalas de medida de la CIM, la evidencia empírica sobre el funcionamiento de la CIM y los beneficios que derivan de su aplicación sigue siendo limitada y son necesarios mayores esfuerzos de investigación que permitan comparar y generalizar los resultados y así conseguir un cuerpo de conocimiento entorno al concepto y a la aplicación de la CIM más robusto.

A partir de estas premisas, con este número especial queremos animar a los investigadores a presentar trabajos conceptuales y empíricos que contribuyan a comprender mejor cuál es el estado actual de la investigación sobre CIM y su aplicación en las empresas.

Por tanto, este número especial se propone como objetivo dar respuesta a una serie de cuestiones, que incluyen las siguientes (aunque no se limite a las mismas):

  • ¿Cómo ha evolucionado la CIM como concepto? ¿Cuál es su posición actual en la literatura de estudios empresariales y, en particular, de marketing? La investigación en CIM está marcada por la adopción de enfoques diferentes y no ha estado exenta de críticas, sobre todo en los orígenes de su desarrollo teórico. A travtricos que destacaran las aas definiciones que han obtenido una mayor relevancia en la literatura. En este sentido, podr a las sés de un análisis conceptual, podrían destacarse las fases de evolución de las definiciones de la CIM y revelar los puntos en común y las diferencias entre las definiciones que han obtenido una mayor relevancia en la literatura. Se trata de un área de investigación que ha atraído la atención de investigadores del área de gestión de empresa, del marketing, y, por supuesto, de la comunicación. En este sentido, la realización de estudios transversales podrían proporcionar una ‘fotografía’ más exhaustiva del estado del arte.
  • ¿Qué herramientas pueden utilizarse para medir el nivel de CIM? ¿Cómo se debería medir desde la perspectiva de la empresa? ¿Cabe medir la CIM adoptando el punto de vista del consumidor? ¿Qué tipo de análisis debe utilizarse para evaluar la comunicación multicanal y medir el nivel de CIM? Siguiendo las premisas presentadas anteriormente, la medición de la CIM representa una de las cuestiones más relevantes que aún quedan por resolver. Contar con herramientas y procedimientos de medida válidos y fiables es una conditio sine qua non para realizar investigaciones empíricas sólidas y rigurosas, que siguen siendo relativamente escasas en este ámbito. Por consiguiente, esta representa una cuestión crucial que se pretende abordar en este número especial.
  • ¿Hay evidencia empírica del nivel de adopción e implantación de la CIM en las empresas? ¿Existe alguna relación entre las características de la empresas (por ejemplo, su tamaño o la adopción de determinadas estrategias competitivas) y su nivel de CIM? ¿Cuál es el papel de la alta dirección en el éxito de su implementación? ¿Cuál es la relación entre la orientación al mercado y la CIM? La literatura existente sugiere una serie de factores endógenos como antecedentes que impulsan la creación de un entorno interno más favorable para la adopción de la CIM. Sin embargo, el análisis de cómo un mayor número de variables relacionadas con la empresa influye o afecta la CIM contribuiría a fortalecer el cuerpo de investigación y a proporcionar una mayor evidencia empírica de los antecedentes de la CIM.
  • ¿Existe alguna diferencia en el grado de aplicación de la CIM entre diferentes sectores o en diferentes ámbitos geográficos? ¿Cómo influye la turbulencia tecnológica y el actual dinamismo del mercado en la CIM? A través de análisis empíricos (cualitativos y/o cuantitativos) se podría aclarar el papel que juegan algunas variables relacionadas con el entorno de la empresa en la puesta en marcha de una estrategia de CIM. Por ejemplo, se podría esclarecer el papel de la CIM en diferentes sectores y compararlos para destacar las diferencias en términos de nivel de integración y de resultados derivados de la aplicación de una estrategia de CIM.
  • ¿Cuál es la conexión existente entre la CIM y la gestión de marca y la gestión corporativa? La CIM representa sin duda una ventaja competitiva clave para las empresas en un entorno de marketing caracterizado por una cada vez mayor fragmentación de medios, mensajes, formatos, audiencias y dispositivos. Por tanto, la realización de estudios empíricos orientados a analizar su contribución en términos de resultados de marca (por ejemplo, un mayor valor de marca) y resultados corporativos (por ejemplo, una mejor reputación corporativa) podría ayudar a los directivos y profesionales a comprender el valor de una buena estrategia de CIM y a saber aprovechar mejor su potencial para la consecución de un mayor rendimiento de sus inversiones en comunicación.
  • ¿Cómo conseguir la integración y coordinación de mensajes y campañas de comunicación a través de diferentes dispositivos y plataformas? ¿Cómo debe adaptarse el diseño de la publicidad y otras herramientas de comunicación de marketing a los diferentes formatos? La realización de trabajos de investigación de tipo experimental (por ejemplo, en el ámbito del neuromarketing) podría aclarar cuáles son las tácticas que deberían implementarse para una ejecución eficaz de la CIM y proporcionar a los profesionales del marketing unas herramientas muy valiosas para hacer frente a los retos de la comunicación multicanal.

Calendario propuesto:

  • Fecha de envío de originales: 30 de septiembre de 2020
  • Fecha prevista de publicaciones: diciembre de 2020

 

 

Referencias:

 

Kitchen, P. J. (2017). Integrated marketing communications. Evolution, current status, future developments. European Journal of Marketing, 51(3), 394-405. http://dx.doi.org/10.1108/EJM-06-2016-0362

Kliatchko, J. (2008). Revisiting the IMC construct: A revised definition and four pillars. International Journal of Advertising, 27(1), 133-160. https://doi.org/10.1080/02650487.2008.11073043

Lee, D. H. & Park, C. W. (2007). Conceptualization and measurement of multidimensionality of integrated marketing communications, Journal of Advertising Research, 47(3), 222-236. 10.2501/S0021849907070274

Luxton, S., Reid, M., & Mavondo, F. (2017). IMC capability: antecedents and implications for brand performance. European Journal of Marketing, 51(3), 692-718. https://doi.org/10.1108/EJM-08-2015-0583

Marketing Science Institute (2018). Research Priorities 2018-2020. Cambridge, Mass.: Marketing Science Institute.

Muñoz-Leiva, F., Porcu, L. & del Barrio-García, S. (2015). Discovering prominent themes in integrated marketing communication research from 1991 to 2012: a co-word analytic approach. International Journal of Advertising, 34(4), 678-701. https://doi.org/10.1080/02650487.2015.1009348

Porcu, L., Del Barrio-García, S. & Kitchen, P.J. (2017). Measuring integrated marketing communication by taking a broad organisational approach: The firm-wide IMC scale. European Journal of Marketing, 51(3), 692-718. https://doi.org/10.1108/EJM-08-2015-0587

Tafesse, W., & Kitchen, P. J. (2017). IMC–an integrative review. International Journal of Advertising, 36(2), 210-226. https://doi.org/10.1080/02650487.2015.1114168

Vernuccio, M., & Ceccotti, F. (2015). Strategic and organisational challenges in the integrated marketing communication paradigm shift: A holistic vision. European Management Journal, 33(6), 438-449. https://doi.org/10.1016/j.emj.2015.09.001

 

Declaración de privacidad

Los nombres y direcciones de correo-e introducidos en esta revista se usarán exclusivamente para los fines declarados por esta revista y no estarán disponibles para ningún otro propósito u otra persona.